www.biotalde.com

lunes, 26 de mayo de 2014

Control de las piscinas. Legislación aplicable

EL Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el pasado Viernes 11 de octubre de 2013 el  Real Decreto 742/2013 por el que se establecen los criterios técnicos-sanitarios de las piscinas.

Hasta ahora existían 18 normativas vigentes según las diferentes comunidades autónomas.
 
Fuente
La aparición de este RD 742/2013 pretende ser una norma básica que debe ser respetada por las normativas autonómicas vigentes pero que permite un espacio donde las comunidades puedan desarrollar sus especificaciones.

Es una normativa que unifica criterios para diferentes tipos de vasos (spa, piscinas terapeúticas, jacuzzis…) y que aplica tanto a piscinas públicas como privadas.

Las normativas aplicables pretenden garantizar una buena calidad del agua de las piscinas protegiendo a usuarios y trabajadores de cualquier riesgo para la salud.

Fuente


Algunos de los aspectos que introduce esta nueva normativa son:

-      Cambios en la frecuencia de los muestreos: por ejemplo, los vasos de aerosolización (Ej.: jacuzzis) deben realizar un análisis de Legionella con una frecuencia mínima mensual.

-      Exposición de información al público: deben permanecer a la vista de todos usuarios la información pertinente como último informe de resultados, medidas de seguridad, fichas de seguridad de los productos químicos que se utilizan, recomendaciones para la protección solar, etc…

-    Control, no solo de la calidad el agua, sino también de la calidad del aire: ahora se debe controlar en las piscinas cubiertas, tanto la concentración de monóxido de carbono (CO) como la temperatura y humedad relativa. Una concentración adecuada de CO puede ser indicativa de una adecuada renovación del aire, es decir, la expulsión de aire “cargado” con contaminantes indeseables como el cloro u otros y la introducción de aire “limpio”.

-      Formación para la capacitación del personal de mantenimiento

-      Acreditación de los laboratorios

-  Medida diaria de la turbidez del agua: la turbidez se debe a la presencia de partículas sólidas en suspensión. Con una turbidez alta la desinfección puede no ser correcta, hay más probabilidades de no detectar accidentes, y no deja de ser una situación desagradable para los bañistas.

-      Notificación de las incidencias graves.

-      Se hace hincapié en un buen autocontrol de la instalación. Para ello, Osakidetza publicó ya en el año 2003 una Guía para el diseño del programa de autocontrol en piscinas.

-   Se debe tener en cuenta lo indicado en el RITE en lo que a las instalaciones se refiere

Hay un parámetro ambiental que, si bien no aparece recogido en la normativa vigente, es de interés. Se trata del Cloro gas. Este gas está presente en el aire de los recintos de las piscinas cubiertas y se debe controlar con el fin de optimizar las adiciones de cloro para la desinfección del agua y minimizar los efectos que pudieran ocasionar a los trabajadores a pie de piscina (socorristas y monitores) y a los usuarios de competición.
En principio, si se controlan los niveles de Cloro desinfectante en el agua no debería suponer un problema la concentración del Cloro gas en el ambiente.

Laboratorios Biotalde, conocedora de los requisitos legales aplicables a estas instalaciones, presta el servicio de control analítico y/o de asesoramiento más adecuado a las necesidades específicas de cada instalación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario