www.biotalde.com

martes, 30 de julio de 2013

ALIMENTOS FUNCIONALES PERO DESCONTROLADOS

Un alimento funcional es aquel que le confiere al consumidor una determinada propiedad beneficiosa para la salud, independiente de sus propiedades puramente nutritivas.

Aunque comúnmente se cree que un alimento funcional es un producto enriquecido, existen diferentes métodos para diseñar alimentos funcionales:

- Eliminando un componente que cause un efecto perjudicial al consumidor como los alimentos sin gluten o un simple producto lácteo desnatado.
Fuente


- Aumentando la concentración de un componente que previamente ya poseía el alimento en cuestión: productos lácteos enriquecidos en calcio. Calcio que se  incorpora mediante sales minerales de calcio.

- Suplementando el producto inicial con alguna sustancia que previamente no poseía: productos lácteos ricos en ácidos grasos omega 3; dichos ácidos se obtienen a  partir de ciertas especies de algas. O aquellos con fibra alimentaria que se consigue enriqueciendo los alimentos con hidratos de carbono no digestibles: pura química.
Fuente


- Sustituyendo un componente con efectos perjudiciales: productos alimenticios en  los que se sustituye la sacarosa por fructosa o helados en los que se han sustituido las grasas saturadas por hidratos de carbono no solubles.

Fuente


- Alterando la disponibilidad de alguno de los nutrientes presentes en un alimento,  con el fin de obtener un efecto positivo sobre la salud: productos ricos en fitoesteroles. Los fitoesteroles reducen los niveles de colesterol y se consiguen mediante la hidrogenación de los esteroles vegetales (hidrogenación: adición química de un hidrógeno a un hidrocarburo en presencia de un catalizador).







La Unión Europea ha decidido que se legisle sobre los alimentos funcionales a través de su etiquetado (Reglamento CE 1924-2006), donde se indica entre otras cosas cuál es el agente y que efecto produce; datos que han de ser demostrados científicamente.
Fuente
El artículo 34 del mencionado reglamento dictamina: ”Habida cuenta de la naturaleza específica de los alimentos en los que figuran declaraciones, los organismos de supervisión deben poseer medios adicionales a los habituales para facilitar una supervisión eficaz de estos productos”.

Tras una exhaustiva investigación sólo se puede constatar que a parte de la obligación de una evidencia científica que respalde el beneficio del alimento no hay ningún tipo de norma que controle aquellas sustancias que al ser añadidas al alimento le confieren sus propiedades beneficiosas y en cambio, si muchas voces que ponen en entredicho la necesidad de ingerir dichos productos porque a lo largo de la historia, el hombre se ha alimentado sin la presencia de este tipo de alimentos, por lo que podemos afirmar que no son imprescindibles ya que con una dieta variada y equilibrada no serían necesarios y más cuando en algunos casos el efecto saludable logrado a través de procesos químicos se podría conseguir de forma natural (los aguacates poseen una importante cantidad de potasio que ayuda al mantenimiento de la tensión arterial normal sin necesidad de recurrir a ningún preparado alimenticio).

Ahora bien, parece no ser perjudicial consumir este tipo de alimentos en el caso de necesitar suplir alguna carencia siempre y cuando su efectividad esté demostrada.

En los Laboratorios Biotalde desarrollamos programas preventivos de seguridad alimentaria y/o de seguridad ambiental. Además de controles microbiológicos de aguas, alimentos y ambientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario