www.biotalde.com

lunes, 28 de enero de 2013

Listeria: cuestión de melones


El 28 de septiembre de 2011 las autoridades sanitarias estadounidenses anuncian el fallecimiento de quince personas tras comer melones infectados con Listeria provenientes de una granja de Colorado. No se conoce cómo se contaminó la fruta.





Fuente de la imagen


Se trata del primer brote conocido de Listeria en melones, ya que lo habitual es que la bacteria se localice en leche y productos lácteos, mariscos, crustáceos, hortalizas, pescados y carnes crudas, y productos cárnicos especialmente si han sido loncheados y envasados al vacío.

De todas las especies de listeria, la Listeria monocytogenes es la más predominante entre las patógenas. Es un microorganismo bacilar (de forma alargada), anaerobio, que es capaz de crecer y multiplicarse en rangos de pH y temperatura amplios (se desarrolla en refrigeración) dificultando, así, su control y eliminación.



Hay dos tipos de patologías asociadas a la Listeria monocytogenes: la primera de ellas es la gastroenteritis febril y, la segunda y más grave, la listeriosis, especialmente peligrosa para los diferentes grupos de riesgo (los ancianos, las personas con sistemas inmunológicos debilitados, las mujeres embarazadas y los recién nacidos).

Aunque la incidencia de la listeriosis es muy baja, su mortalidad es extremadamente alta. Además, debido a su largo período de incubación, una persona puede enfermar hasta dos meses después de haber consumido un producto contaminado por este patógeno.

La contaminación puede originarse por contacto mediante contaminación cruzada como, por ejemplo, a través de de los equipos utilizados en el loncheado y en el envasado que se encuentran sobre todo en los establecimientos que dan servicio de charcutería.

Fuente de la imagen


Para evitar el riesgo es importante limpiar la loncheadora entre preparación y preparación y después de cada jornada de trabajo, desmontando todos los elementos posibles de la loncheadora para facilitar así la limpieza y desinfección de todas las partes de la máquina que hayan entrado en contacto con el embutido. Dicha operación de limpieza ha de realizarse con detergentes / desinfectantes adecuados para su uso en la industria alimentaria. Finalmente, dejar secar al aire o secar con papel de un solo uso.

La Listeria es uno de los microorganismos patógenos que más se investiga en los alimentos listos para el consumo como consecuencia de la aplicación del Reglamento CE nº 2073/2005.

Laboratorios Biotalde desarrolla programas preventivos de seguridad alimentaria mediante la implantación de planes de Autocontrol basados en el sistema APPCC (gestión del riesgo) y realiza controles microbiológicos de alimentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario