www.biotalde.com

domingo, 5 de agosto de 2012

HUEVO Y SALMONELOSIS

SÍNTOMAS MÁS FRECUENTES

El periodo de incubación de la Salmonella en el cuerpo humano es de 6 a 72 horas y entre los síntomas que provoca destacan dolor abdominal, diarrea, vómitos, fiebre, malestar general y dolor de cabeza. En niños y ancianos con otras patologías o inmunodeprimidos puede llegar a ser grave e incluso mortal.

HUEVOS Y SALMONELLA

El huevo tiene una estructura biológica que hace difícil su contaminación.



La entrada de gérmenes desde el exterior a través de la cáscara no es fácil mientras el huevo conserve la película de mucina superficial que lo recubre, la cáscara intacta y la membrana interna íntegra, todas ellas barreras físicas a la contaminación. Las propiedades bacteriolíticas de la clara son una protección adicional. Por ello no es fácil que la bacteria Salmonella llegue al interior de los huevos.

Sin embargo, podemos facilitar la contaminación si la cáscara tiene restos de excrementos y éstos entran en contacto con el contenido interior del huevo, por una manipulación incorrecta, por ejemplo. Este es el caso si separamos yema y clara con la propia cáscara, o si cascamos el huevo en el borde del recipiente en que lo vamos a batir.

CONSEJOS Y RECOMENDACIONES

En los últimos años han descendido notablemente los casos de salmonelosis en España y la UE. El "Programa de Control de Salmonella en Huevos y Ovoproductos" implantado en 2004 por el Gobierno central y aún vigente ha sido muy positivo y "parece indicar que las medidas de vigilancia, prevención y control contempladas en este programa han sido muy efectivas" según asegura el Instituto de Salud Carlos III de Madrid. También la información al consumidor. Por ello, el Instituto de Estudios del Huevo recuerda a los consumidores que es esencial su papel en la prevención de la salmonelosis y ofrece diez consejos para manipular bien el huevo:

1. Comprar huevos con la cáscara intacta y limpia.

2. Respetar la fecha de consumo preferente impresa en el envase.

3. Lavar los huevos solo antes de cocinarlos.

4. Cuajar bien las tortillas y mantenerlas en refrigeración.

5. Preparar la mahonesa con la máxima higiene, conservarla en eel frigorífico y consumirla en 24 horas.

6. No cascar el huevo en el borde del recipiente donde se vaya a batir y limpiar bien el recipiente tras esta operación.

7. No separar las claras de las yemas con la cáscara del huevo.

8. No dejar los huevos, ni los alimentos que los contengan, a temperatura ambiente.

9. Conservar siempre en el frigorífico los pasteles, natillas, salsas, etc y consumirlos en las 24 horas siguientes a su elaboración.

10. La higiene y limpieza de las manos y de las superficies, recipientes y utensilios antes y después de cada uso es esencial para evitar la contaminación cruzada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario