www.biotalde.com

miércoles, 6 de junio de 2012

PISCINAS: Ocio y Salud


El desarrollo económico en los últimos años y la llegada del periodo estival favorecen la práctica de las actividades deportivas y recreativas acuáticas. El aumento de urbanizaciones, apartamentos y comunidades de vecinos con piscinas comunitarias ha incidido en el incremento del número de sus usuarios.


El uso de las piscinas puede entrañar un potencial riesgo para la salud pública, cuando las instalaciones no reúnen unas características y condiciones higiénico-sanitarias adecuadas, o si no se establecen los mecanismos necesarios para garantizar la calidad óptima del agua, sometida a múltiples procesos de contaminación.


Por ello es imprescindible buscar el equilibrio entre el disfrute del ocio y el cumplimiento de la legislación vigente. La entrada en vigor de los Reglamentos sanitarios de piscinas públicas o de uso colectivo en las Comunidades Autónomas ha supuesto un cambio sustancial para la construcción, mantenimiento e instalación de piscinas públicas al obligarlas a adaptarse a las prescripciones contenidas en los mismos.


El cumplimiento de los Reglamentos ha logrado que, además de cumplir la legislación vigente, se puedan garantizar en mayor medida que todas las piscinas públicas aseguren unas condiciones óptimas de higiene, seguridad y confort. En el País Vasco, es el Decreto 32/2003 el que se aprueba el reglamento sanitario de piscinas de uso colectivo.


El nuevo concepto en la práctica del deporte, el ocio y la salud ha llevado a un aumento progresivo de instalaciones dotadas de vasos que incorporan una gran variedad de elementos que sugieren otro tipo de posibilidades acuáticas, como chorros de agua, contracorrientes, hidrojets, deslizadores, toboganes, espirales, hidrotubos, etc. que permiten al usuario disfrutar de una nueva oferta lúdica, de juego y terapéutica.


En definitiva, los cambios que se han producido en la práctica del deporte y del ocio también han determinado importantes cambios en la oferta, obligando a que las instalaciones presenten nuevos diseños que puedan adecuarse a la nueva demanda. Todo esto ha llevado al desarrollo de un nuevo reglamento que regule este nuevo ámbito con objeto de minimizar el posible riesgo sanitario y de seguridad que pueda derivarse de la utilización de las piscinas.En este sentido se introduce un nuevo modelo de gestión de las instalaciones, donde los responsables de las piscinas deberán incorporar un sistema de autocontrol en sus protocolos de actuación. El autocontrol traslada a los titulares de las instalaciones la responsabilidad en las actuaciones relativas tanto al control de las instalaciones como al correcto mantenimiento de las condiciones de funcionamiento, con el objetivo de que no se deriven riesgos para la salud de la población.

Podemos definir una Piscina como el conjunto de instalaciones destinadas al baño colectivo bien sea con fines deportivos, recreativos, termales o terapéuticos, de descanso o relajación y de rehabilitación, así como las instalaciones anexas y los servicios complementarios necesarios para garantizar su adecuado funcionamiento. Pueden estar al aire libre o ser cubiertas.
Se consideran piscinas de uso colectivo a todas las piscinas, excepto las piscinas privadas de uso familiar o plurifamiliar pertenecientes a comunidades de vecinos de menos de 20 viviendas.

La experiencia ha demostrado el papel fundamental que desempeñan los encargados de las piscinas en el mantenimiento de las condiciones de salubridad tanto de las instalaciones como del agua, así como el papel que juegan los propios usuarios en la disminución de riesgos.
En este sentido, destacamos la importancia de que los titulares y encargados del mantenimiento cumplan el Programa de Autocontrol donde los elementos principales son:
  1. Plan de tratamiento de agua de los vasos
  2. Plan de análisis del agua
  3. Plan de limpieza y desinfección de las instalaciones
  4. Plan de revisión y mantenimiento
  5. Plan de seguridad
  6. Plan de desinsectación y desratización
  7. Control de proveedores y servicios
Así mismo, los usuarios deben cumplir las normas higiénicas y el Reglamento de Régimen Interno que deberá ser expuesto en lugar visible y que contiene las normas de obligado cumplimiento para los usuarios.

Para el cumplimiento del Plan de Análisis del agua, Laboratorios BIOTALDE, puede ofrecerle sus servicios para la toma de muestras mensual y el control analítico de los parámetros exigidos en los reglamentos correspondientes, así como el asesoramiento sanitario derivado de los resultados obtenidos.

Laboratorios BIOTALDE, es un laboratorio certificado ISO 9001:2008 con un alcance que engloba a todos los ensayos microbiológicos y fisicoquímicos de aguas. Además Laboratorios BIOTALDE tiene acreditada la toma de muestras y la mayor parte de los ensayos implicados en el control de aguas de piscina bajo la norma UNE-EN ISO/IEC 17025:2005 (Ver Alcance de Acreditación)

Hacer click para acceder al Alcance de Acreditación


Los últimos controles sobre la calidad de agua se deberán exponer en un lugar visible y fácilmente accesible a los usuarios.

Una piscina bien mantenida y controlada y unos usuarios que respeten las normas harán que disfrutemos del ocio con salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario