www.biotalde.com

domingo, 26 de febrero de 2012

LEGIONELLA (II) Importancia de la prevención

La legionelosis (de la que ya hablamos aquí) es una enfermedad de distribución mundial. Es una enfermedad ligada a la civilización urbana actual y es también consecuencia de que, a la hora de diseñar y programar el mantenimiento de un edificio, hasta ahora se ha prestado atención a los aspectos que garantizan la calidad del aire interior incluyendo temperatura, humedad relativa, velocidad del aire  minimizando, quizá lo inherente a la contaminación del mismo.

Ya en el pasado siglo, Le Corbusier, uno de los arquitectos más influyentes del siglo XX, anticipó que la ciudad hay que considerarla como un "Sistema biológico" cuya cabeza pensante son los órganos de gobierno y las administraciones públicas. Determinó que los edificios son "células vivas" que respiran, se multiplican y dan información o estímulos. Lo que verdaderamente supuso una llamada fue considerar que ese sistema biológico necesita una regulación.
Han pasado más de 30 años desde los primeros brotes de Legionella y los edificios cerrados y la climatización han proliferado extraordinariamente. Esto pone en evidencia que para que surja la enfermedad, se necesita la unión de varios factores y múltiples circunstancias.

Una de las características de la bacteria Legionella es que es una bacteria capaz de sobrevivir en un amplio intervalo de condiciones fisico-químicas, multiplicándose entre 20 ºC y 45 ºC , destruyéndose a 70 ºC, siendo su temperatura óptima de crecimiento de 35 ºC a 37 ºC.
Una característica biológica de esta bacteria es su capacidad de crecer intracelularmente en protozoos y en macrófagos humanos. La presencia de amebas en determinados ambientes e instalaciones es un mecanismo de supervivencia de Legionella en condiciones ambientales desfavorables que hacen más difícil su eliminación.
Esta particularidad le confiere una gran resistencia en su hábitat natural, se multiplican en el interior de diversos protozos de vida libre y en el medio libre se encuentran formando parte de complejas biocapas microbianas.
Legionella siendo ingerida por una ameba mediante un pseudopodo (Public Health Image)
La posibilidad de multiplicación intracelular la protege contra la acción de los antibióticos y desinfectantes, de forma que sólo responde a antibióticos capaces de penetrar en las células. Su proliferación masiva aumenta el riesgo de infección, persistencia en la red, en la biocapa y la propagación de la infección.
En el cuerpo humano Legionella en vez de ser destruida por los macrófagos, se reproduce en ellos, en el interior de vacuolas fagocíticas que crecen hasta romper el macrófago y liberarse al exterior para repetir el ciclo.
En general, en su medio natural, la bacteria se encuentra en bajas concentraciones, pero en número suficiente para contaminar circuitos de agua artificiales, en los cuales encuentra condiciones favorables para su multiplicación y diseminación.
Biocapa formada en el interior de tuberías
Estas instalaciones, en ocasiones, favorecen el estancamiento de agua y la acumulación de productos que sirven de nutrientes para la bacteria, como lodos, materia orgánica, material de corrosión y amebas, formando una biocapa. La presencia de esta biocapa, junto con una temperatura propicia, explica la multiplicación de Legionella hasta concentraciones infectantes para el ser humano.





Si existe en la instalación un mecanismo productor de aerosoles, la bacteria puede dispersarse en el aire. Las gotas de agua conteniendo la bacteria pueden permanecer suspendidas en el aire y penetrar por inhalación en el aparato respiratorio.

Aerosoles procedentes de fuente ornamental
Las instalaciones, que colonizadas poseen elementos que amplifican y favorecen su crecimiento por la acumulación de nutrientes y sedimentos, y que más frecuentemente se contaminan con Legionella y han sido identificadas como fuentes de infección, son los sistemas de distribución de agua sanitaria y los equipos equipos de enfriamiento por dispersión de agua en un flujo de aire (torres de refrigeración).

La necesidad de regulación ha ido evolucionando en forma de Real Decreto hasta hoy en día con el Real Decreto 865/2003 .  El objeto de este Real Decreto es prevenir y controlar la aparición de difusión de la enfermedad. 

Es importante divulgar y sensibilizar a los responsables sobre la necesidad de establecer el mantenimiento higiénico-sanitario periódico, entre ellos:
-Comunidades de propietarios
-Administradores de fincas rbanas
-Grandes dedificios comerciales
-Hospitales
-Empresas de mantenimiento
-Administraciones públicas: con la doble función de actuar en sus propios edificios y en las instalaciones de uso público de la ciudad.

La transmisión de la información sobre las actuaciones deben ir encaminadas a minimizar el riesgo, bien desde la construcción del edificio o en el mantenimiento posterior.

Laboratorios Biotalde ofrece un asesoramiento integral y realiza los análisis pertinentes (acreditados) para la prevención de la legionelosis estipulados en el Real Decreto. 

1 comentario:

  1. Hola gracias por la información, veo que no recomiendas empresas que se dediquen al tratamiento de prevención de la legionella.
    Últimamente se están dado muchos casos y deseamos contratar los servicios para prevenir la legionella.
    Me han recomendado al empresa Hydrocombus, ya que lleva muchos años en el sector, les conoces?
    mucha sgarcias por la ayuda

    ResponderEliminar