www.biotalde.com

lunes, 12 de diciembre de 2011

LEGIONELLA (I)

Los comienzos del siglo XX marcaron una nueva etapa en el urbanismo y una nueva forma de edificar, que llevó a comienzos de los sesenta,  a calificar los resultados como de "enfermedad del aislamiento". La aplicación de nuevos materiales, nuevas tecnologías y nuevos diseños (siempre basados en el ahorro energético) dio lugar al que se denominó el "edificio cerrado o sellado" . Esta decisión daba la falsa sensación de sustituir el aire exterior contaminado, por el acondicionado del edificio, sin bien esto llevó a que dos parámetros tan importantes como la luminosidad y la ventilación naturales, fueran sustituidos por instalaciones artificiales o forzadas, que añadieron concentraciones de sustancias nocivas en su interior, lo que llevó a la Organización Mundial de la Salud a acuñar el año 1982 el término de "edificio enfermo".




En el año 1976, tras un brote de neumonía en el hotel Bellevue de Filadelfia que afectó a miembros de la legión americana que celebraban su convención anual, se tuvo conocimiento de la "legionelosis". Se produjeron un total de 182 casos con 34 fallecidos. La enfermedad se denominó legionelosis y fue descrita por investigadores del Centre for Disease Control (CDC) de Atlanta; el agente se denominó Legionella pneumophila (debido a las circunstancias epidemiológicas de su aparición). No obstante investigaciones posteriores identificaron brotes anteriores, ya desde el año 1957.

Hotel Bellevue-Philadelphia

Una instantánea de la convención de legionarios (Hotel Bellevue, Julio 1976)

El Dr. Stephen B. Thacker, epidemiólogo, en Agosto de 1976
con Thomas A. Payne,cuya fiebre llegó a los 42 ºC.


La dificultad de crecimiento de Legionella en los cultivos convencionales hizo que su diagnóstico fuese poco frecuente y se catalogasen dichas neumonías bajo el gran epígrafe de atípicas, consideradas únicamente en relación con brotes comunitarios y casos hospitalarios.

Desde esa fecha (1976), marcada por la novedad, comenzaron estudios de investigación microbiológica tratando de conseguir datos sobre su desarrollo, vías de transmisión, reservorios, así como del diagnóstico, tratamiento y prevención de la enfermedad que originaba. En la actualidad, dentro del género Legionella se agrupan más de 40 especies diferentes, que son las causantes de enfermedades respiratorios más o menos severas, que se denominan legionelosis.

Es importante considerar la cadena epidemiológica de la Legionella, es decir, el camino que se recorre desde el agente microbiano causante hasta el hombre sano que puede enfermar. La cadena consta de tres eslabones:

1) Reservorio o fuente de infección de la Legionella: se encuentra ampliamente extendida en ambientes acuáticos naturales (fuentes de agua dulce, lagos, estanques, ríos), en los que sobrevive en pequeñas concentraciones y aun en condiciones ambientales muy diversas.



Termo de agua
Desde estos reservorios naturales, la bacteria, a través de las redes de distribución de agua potable, puede colonizar los depósitos construidos por el hombre y multiplicarse activamente en ellos (termos, tanques de almacenamiento de gran capacidad, sistemas de climatización, cubetas de depósito en las torres de enfriamiento, e incluso los grifos y mangos de ducha, y en general, todos los sistemas que contienen agua para su funcionamiento). 


Torre de refrigeración

Aunque su temperatura óptima de crecimiento y desarrollo son los 35-37 ºC, en estas instalaciones y depósitos encuentran, no sólo entre los 20 y 45 ºC, sino otros factores que favorecen su multiplicación, como son:
- Estancamiento del agua
- Incrustaciones en los depósitos.
Agua estancada 
- Recovecos, esquinas, codos, etc.
Dcha: incrustaciones
y corrosión
- Suciedad (otras bacterias, hongos, protozoos), que favorecen los barros y lodos.
- Corrosión de las paredes, que genera  fosfatos y otras sustancias que pueden actuar como nutrientes para la bacteria.




Raramente se encuentra la bacteria en aguas frías (20 ºC) y por encima de 70 ºC, la Legionella muere. Por eso es rara su presencia en piscinas con temperatura inferior a 30 ºC y sí es más frecuente encontrarla en bañeras burbujeantes a 35 ºC y en piscinas termales.

Jacuzzi


De esta forma la bacteria Legionella pasa de su hábitat natural, a multiplicarse extraordinariamente en cualquier depósito construido por el hombre. Esto, unido a la falta de limpieza y mantenimiento de las aguas y sus depósitos lo convierten en un medio perfecto para su proliferación. DE AHÍ QUE UN BUEN MANTENIMIENTO Y UNA CORRECTA LIMPIEZA DE LAS INSTALACIONES SEAN LA CLAVE PARA LA PREVENCIÓN.

2) Mecanismo de transmisión: La vía más común por la que la bacteria pasa al hombre, es a través de las vías respiratorias, mediante la inhalación de los aerosoles que la contienen. Son, por tanto dispositivos de riesgo: las duchas, nebulizadores, aspersores, humidificadores, torres de refrigeración, condensadores evaporativos, etc... y todos los aparatos que acumulen  agua y puedan producir aerosoles transmisores de la bacteria. La transmisión de persona a persona parece, en principio, poco probable.

Fuente ornamental

3) Sujetos sanos susceptibles de enfermar: Cuando las instalaciones citadas contienen la bacteria y alta concentración, cualquier persona puede contraer la enfermedad por el aire (el aerosol conteniendo gran cantidad de la bacteria se introduce en las vías respiratorias). Parece que existen grupos de mayor riesgo que tienen en común:
- edad avanzada
- con enfermedades crónicas y/o pulmonares
- con tabaquismo
- con sistema inmunitario debilitado

Existen, ademas,  factores que aumentan el riesgo de contraer la legionelosis:
- estancia prologada en hoteles-grandes almacenes climatizados, en centros con jacuzzis
- exposición continua al aire acondicionado.
- edificios privados con sistema de climatización y agua caliente sanitaria.

La enfermedad se puede presentar en dos formas:
- Enfermedad del legonario: es el nombre de la forma más severa de infección, que cursa con neumonía
- Fiebre de Pontiac: supone un cuadro gripal leve 



Lo que en otros tiempos era motivo de inquietud en el campo de la sanidad (viruela, rabia, paludismo) ha sido sustituido hoy en día por los campos magnéticos, las radiaciones o la Legionella. Y lo mismo que antes la medicina tenía una misión curativa hoy en día a pasado a ser una medicina preventiva. Por ello, lo importante es la PREVENCIÓN DE LA ENFERMEDAD. 

La prevención de la legionelosis se mueve en un ámbito legislativo que será tratado en entradas posteriores.

Tras el conjunto de medidas preventivas y/o correctivas que se deben implantar para el buen mantenimiento de las instalaciones en cuanto a la prevención y control de la legionelosis, se debe constatar la eficacia de las mismas. Esta evidencia viene constatada por el análisis de Legionella en muestras de agua procedentes de las instalaciones.

Laboratorios Biotalde se encuentra acreditado para el ensayo de Legionella en aguas según la norma ISO 11731 (tal y como lo exige el Real Decreto 865/2003) desde el año 2006 (para ver el alcance pinchar en "Alcance ENAC" AQUÍ) , además de una larga experiencia tanto en la analítica como en el asesoramiento a nuestros clientes en cuanto a la aplicación del Real Decreto mencionado y cualquier duda en la prevención y control de la legionelosis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario